english     
Inmo Sant Roc - Su Inmobiliaria en Mahón - Menorca

 

La casa rural de Menorca

 

La antigua casa rural menorquina cumple la doble función de vivienda y centro funcional de una explotación agraria, pudiendo ser no sólo un refugio mediante el cual el hombre se protege del medio rural, habiendo aprovechado materiales que el mismo medio le ofrece, además de un instrumento adaptado a unas actividades económicas agrarias.

De esta forma este tipo de casas son conocidas como "Ses Cases de Lloc" (Las casas de la Finca (Rural) o "Predio", característica principal de las explotaciones rurales menorquinas medianas o grandes conocidas como "Llocs" (Fincas rurales o también Predios).

En cuanto a su extensión en la parte de Tramontana (zona norte de Menorca) los "Llocs" son más extensos (más de 200 Hectáreas), estando las cases más separadas entre sí; en cambio en la parte de Mitjania (zona centro de Menorca) su condición agrícola superior hace que exista un doblamiento más intenso, con abundancia de "Llocs" medianos. En cuanto a Migjorn (zona sur de Menorca), coexisten la escasez de tierras cultivables pero con una relativa facilidad de roturación lo que conlleva a que sea uno de los mas humanizados, alternando los grandes "Llocs" de más de 100 Hectáreas, con "Llocs" medios (50-100 Hectáreas) y pequeños (10-15 Hectáreas).

Históricamente la población de Menorca rehuía las zonas litorales, siendo pocas las casas próximas a la costa y las más antiguas (antes S. XVIII) no son generalmente visibles desde el mar, en previsión de la piratería -muy frecuente en los S. XVI y XVII en las costas menorquinas- además de los problemas ocasionados por los vientos húmedos y salinos.

La subdivisión de los "Llocs" (Fincas rurales) en Menorca

Muy numerosa en los S. XVIII y XIX, dieron lugar a la construcción de nuevas edificaciones siguiendo un criterio de menor rigidez geográfica, en especial, los sectores costeros donde los "Llocs" antiguos, cuyas tierras eran largas bandas que desde el interior se prolongaban hasta el mar, se dividieron generalmente en dos, uno interior que conservó las antiguas casas y a cuyo nombre se le añadió el adjetivo de "Vell" (Viejo) o "de Dalt" (Arriba) y otro costero: "Nou" (Nuevo) o "de Baix" (Abajo), que exigió la construcción de casas de nueva planta, pudiendo estar dichas cases situadas con una mayor libertad porque la amenaza pirata había desaparecido y los emplazamientos se podían elegir en función del gusto y comodidad, además de con relación al mar buscando las mejores vistas.

Situación de "Ses cases de Lloc" de Menorca con relación a la finca

Las causas de su ubicación dentro del "Lloc" (Predio o Finca), tiene motivos físicos y humanos, porque, de entrada están ubicadas en lugares que aporten ventajas bajo en punto de vista climático, sanitario y económico, así, para poder conjugar esta serie de factores, se buscaron lugares protegidos del viento pero con cierta elevación en previsión de la malaria frecuente en las tierras bajas, en cuanto al económico, estuvieron por encima del orden físico en busca de una situación céntrica respecto de las tierras de labor y la proximidad a las vías de comunicación.

La cocina en la casa rural menorquina

Solían ser piezas que daban directamente a la "porxada" (porche), y cumplía la función de comedor permanente y de centro de reunión y vida familiar en invierno, por lo visto la antigua cocina era del tipo de fuego central, ya el Archiduque Luis Salvador de Austria en "Die Balearen" nos comenta de ellas.

El otro tipo de cocina tradicional es la "foganya", aún todavía en uso. Era una chimenea rinconera consistente en una campana de piedra cubierto de mortero, adosada a un ángulo de la habitación, con una sencilla chimenea cuadrada, elevada por encima del tejado, protegida del agua y del viento, mediante cuatro tejas árabes que partiendo de los cuatro ángulos de la boca de la chimenea se apoyan en los extremos superiores formando una especie de pirámide. Siendo otro remate característico de chimenea el de forma de T de modo que el humo escapa por los brazos laterales mientras que una teja árabe invertida protege el tubo.

El fuego se efectuaba sobre un enlosado, elevado varios centímetros sobre el pavimento, colocándose los recipientes para cocina sobre unos soportes de hierro ("ferros").

La batería de cocinar tradicional era la mar de simple: ollas ("olles") y cazuelas ("tians") de barro cocido sin decoración.

Posteriormente se instauraron las cocinas económicas de hierro que significaron una verdadera revolución en este tipo de cocinas. Junto a las cocinas y empotrados en el poyo de la piedra, forrado de azulejos o baldosas, se hallaba uno de los fogones de hierro para carbón con una puertecita metálica inferior para la limpieza y toma de aire por donde se atizaba el fuego con un "ventador", almacenando el carbón necesario en los armarios inferiores.

Para poder proceder a la limpieza de los platos y ollas se usaba de recipientes cerámicos independientes ("ribells"), pero posteriormente con la aparición de la cocina "económica" aparecen los fregaderos empotrados ("escuradors").

Cubriendo una larga campana todo el espacio que cubre la zona de trabajo, sirviendo la viga que lo sostiene de improvisado estante para los cacharros.

La despensa ("es rebost") suele ser una pieza anexa a la cocina, toda llena de estantes de piedra y fresqueras ("gabietes") que son armarios forrados de tela metálica para prevenir los insectos, considerándose "es rebost" como el lugar más fresco y sombrío.

La "porxada" (porche)

Podríamos definirlo como el elemento fundamental, usualmente es una pieza rectangular abierta en la fachada sur mediante dos o tres ámplios arcos que dán acceso a un patio exterior o pati; al tener todas las habitaciones acceso a la "porxada", podríamos clasificarlo como es de distribuidor, siendo por tanto los pasillos unos desconocidos en las casa de campo de Menorca.

En la actualidad muchas han sido cegadas y sustituidos por puertas o ventanas convirtiéndolas en recibidos o cuarto de estar.

Por tanto en la actualidad son, sobre todo, un elemento decorativo y a lo sumo como tendedero o para conservar racimos de tomates de racimo ("tomàtics de bolla" o "de penjar").

En cuanto a su justificación geográfica, por una parte recuerda el patio interior típico de las casa andaluzas y por otro lado los porches secaderos de las casas rurales de ámbitos lluviosos.

Su techumbre es en general la típica de la construcción rural de Menorca, a base de vigamen de madera, aunque en casas ("casats") antiguos las cubiertas con bóveda de arista son frecuentes.

 



(C) Inmo Sant Roc · Su Agencia Inmobiliaria en Mahón · Menorca
Carrer de Sant Roc, 17 · 07701 Maó · Menorca · Illes Balears
Tel./Fax. (+34) 971 369 745 · Mov. (+34) 620 835 036
http://www.inmosantroc.com/ · info@inmosantroc.com

Diseño, Programación y SEO: Tomás Rotger - Hosting: www.3webd.com

Valid HTML 4.01 Transitional   Valid CSS!